Tómate un momento para mirar tu web antes de empezar a cambiar nada y antes de meterle mano al motor; es importante que entiendas cómo está estructurada y qué funciones incorpora el diseño que tienes delante.

Lo primero que debes saber es que en tu web el diseño y los contenidos son independientes. Los textos que escribas, las fotos o vídeos que insertes, los documentos que subas… todo lo que aportes a tu sitio se almacena en una carpeta propia y en una base de datos. Por otro lado, cada uno de los diseños disponibles se almacena en una carpeta independiente. Esto significa que puedes cambiar de theme cuando quieras sin perder el material que hayas publicado.

En el sistema que utilizamos (WordPress) a los diseños se les llama themes. Los themes determinan el aspecto de tu sitio web: la disposición de los textos e imágenes en la pantalla, la tipografía, los colores… y también algunas funciones. El theme que usamos por defecto se llama Twenty Eleven, y es muy sencillo de aspecto pero técnicamente muy potente. Aunque luego podrás cambiarlo por cualquier otro de los muchos disponibles, es conveniente que no lo hagas todavía, y que sigas este manual sin cambiar el diseño a menos que se te indique. La paciencia será buena consejera.

Al crearse una web en nuestra plataforma, automáticamante se le asigna un theme que se llama Twenty Eleven. En él se distinguen varias áreas:

  1. la cabecera (header), en la que se muestra el título y una imagen
  2. la barra lateral (sidebar), con algunos títulos y enlaces
  3. un artículo (post), que se genera automáticamente al crear una nueva web o blog
  4. en el área inferior, el pie o faldón (footer)

Esta estructura es típica de los blogs, aunque como descubrirás más adelante es fácil convertir un blog en una web informativa, una tienda online o casi lo que quieras.

Si nos centramos en el artículo publicado, verás que hay un título, la fecha en la que fue escrito, el cuerpo o texto del artículo y finalmente alguna información sobre ese artículo, como la categoría a la que pertenece o quién es su autor. A esa información se la llama metadata.

Bajando al pie, de momento sólo aparece un texto que dice Funciona con WordPress.

Volviendo a la barra lateral, observarás varias secciones que muestran diferente información: una lista de artículos recientes, otra de comentarios recientes, archivos, categorías, y enlaces al panel de administración.

Prácticamente todas esas áreas pueden personalizarse de muy variadas formas, y que diferentes themes pueden mostrar una distribución completamente distinta y ofrecer opciones de personalización diferentes. Pero ahora mismo estos son los elementos que el público puede consultar o usar para navegar por los contenidos de tu web.