Ya conoces lo básico sobre cómo administrar tu web. Sabes escribir una entrada o una página, crear una categoría, cómo localizar tus artículos por fecha o por categoría… Ya puedes empezar a modificar el aspecto de tu web: elegir un theme, administrar tus widgets, etc. Cuando hayas acabado te sentirás orgulloso de haber creado un perfecto escaparate online para tu negocio.