Durante el ejercicio anterior hemos recopilado alguna información sobre nuestras necesidades y expectativas, y sobre las del público al que va dirigida nuestra web. Si sabes que tu público está formado por un público joven entre 18 y 25 años aficionado al deporte, probablemente quieras elegir un diseño moderno, vibrante y llamativo, algo adecuado para ese grupo. Si por el contrario tus productos se dirigen a una población algo mayor, más seducida por la comodidad doméstica y los productos de calidad, elegirás un estilo más sereno y reposado.

Quizá tuvieras una idea previa sobre qué aspecto debería tener tu web, o estés adaptando contenidos y funcionalidades de una web previa. En cualquier caso este es un buen momento para reconsiderar tu idea previa, ahora que vas conociendo algunas de las características de nuestro sistema de publicación, que has visto los diseños disponibles y que has analizado por escrito las necesidades que quieres cubrir.

También has reflexionado sobre los asuntos que vas a tratar, si vas a centrar tu web en las noticias que tu actividad profesional genere o si quieres ofrecer un catálogo de productos, o una tienda online, o un sistema de reservas para tu hotel, o un espacio interactivo en el que tus clientes compartan sus impresiones, fotos…

Una web dinámica, con información siempre cambiante y espacios para la participación, puede convenir a empresas que generen una comunidad de usuarios, como un bar o un club; una web basada en páginas estables que muestren un catálogo de productos convendrá a una pastelería o un negocio cuya oferta no varíe a lo largo del año; una con fuerte apoyo visual y varias galerías de fotos será más conveniente a una tienda de moda…

Si vas a optar por publicar muchas noticias, elige tres o cuatro categorías para agruparlas (por ejemplo Productos, Ofertas, Actividades…). También puedes añadir subcategorías para refinar aún más la organización de tus artículos. Aquí conviene que seas realista y elijas mejor pocas que muchas. Igual que en tu almacén no dedicas un estante a guardar un único artículo, en tu web no deberías usar una categoría que no vaya a recibir un número suficiente de posts.

Recuerda la pregunta sobre para qué haces esto. Es porque quieres comunicar algo sobre tu actividad profesional, tu negocio, tus productos… o atraer clientes, ofrecerles un servicio complementario, fidelizarlos, agradecerles su confianza…

Comprender los tiempos en los que tu información va a ser útil o relevante te ayudará a organizar la información. Si la fecha en la que publicas un artículo es esencial para tu propósito, querrás ofrecer una navegación basada en el Archivo. Si por el contrario son las categorías las que mejor ayudan a situar cada artículo en su contexto, deberías situar el menú Categorías en un lugar visible (algunos themes le dan más visibilidad que otros). Si cada apartado de tu web va a ser independiente y estable durante muchos meses, en ese caso deberías dar más importancia a las páginas que a los posts, y asegurarte de que la navegación entre esas páginas es clara y accesible

 

 

 

 

Have you noticed that you are starting to lay out your website? If you remember our earlier test drive of your new WordPress website, we examined the sidebar menu. This is the area where your past posts are organized. If you take another look (yes, you can go back to your computer for a moment), you will see the sidebar is laid out in a list by Archives by date, Categories by category, and may even feature a calendar.

As you lay out your website on paper, consider whether you want both categories and dates, or just one of them in your sidebar. What information you have and how you want to help the user find the information is critical to your website design.